NUEVO CURSO, ESTE AÑO NO HAY “VUELTA A LA RUTINA” Y PUEDE SER UNA OPORTUNIDAD

2 septiembre 2020

NUEVO CURSO, ESTE AÑO NO HAY “VUELTA A LA RUTINA” Y PUEDE SER UNA OPORTUNIDAD

2 septiembre 2020

Este año no hablamos de una “vuelta al cole o a la oficina” del mismo modo que solemos hacer todos los años, porque la situación no es para nada igual. En tal caso, y desde mi punto de vista, esto puede ser una oportunidad para darnos cuenta de cuán necesario es aprender cómo hacer frente a los cambios que se están produciendo en todos los ámbitos.

En una época en la que vamos a asistir a grandes cambios, queramos o no aceptarlo, preparar a la sociedad para aprender a hacer frente a la incertidumbre, es una prioridad.

El miedo es una emoción, al igual que otras emociones es completamente natural y nos ayuda en muchas ocasiones a responder y a sobrevivir. Pero si ese miedo nos paraliza o nos hace entrar en pánico nos impedirá continuar con nuestra vida. Por eso es tan importante educar en las emociones, enseñar herramientas para aprender a gestionarlas y ser capaces de convertirlas en una palanca de acción.

 

Aprender a gestionar las emociones como prioridad en las escuelas y en las empresas:

Es fundamental crear espacios para aprender a gestionar las emociones que nos provoca esta situación a los adultos y por supuesto a los niños y jóvenes.

No podemos seguir ofreciendo una buena educación, sin hacernos cargo del valor fundamental de enseñar a los alumno/as la importancia de trabajar en sus emociones y cómo podemos relacionarnos con ellas para que no nos paralicen. La educación es uno de los pilares fundamentales para cualquier país.

Ayudarles a desarrollar la resiliencia, a comprender la importancia de la colaboración o fomentar una actitud proactiva enseñándoles a trabajar en su círculo de influencia (Stephen Covey) entre otras cuestiones, son aprendizajes fundamentales que deben estar incluidos en cualquier programa educativo que busque formar a las personas para que se puedan desarrollar en la actualidad.

Igualmente importante es que en las empresas se genere un espacio para la gestión de emociones, que permita identificarlas y trabajar sobre las mismas. Ofrecer programas para desarrollar habilidades que mejoren nuestra capacidad de respuesta y de ese modo, nos ayuden a tomar mejores decisiones. Liderar o crear equipos depende del aprendizaje de lo que ahora se denominan softskills y que significa trabajar habilidades para desarrollar una mayor inteligencia emocional.

Una oportunidad para aprender a ser más resilientes: 

Este nuevo curso puede ser un punto de inflexión para comprender cuáles son las habilidades que necesitamos trabajar, teniendo en cuenta que nuestra toma de decisiones viene marcada por las emociones, cuanto más conozcamos como manejarlas mejores decisiones seremos capaces de tomar. Nuestra capacidad de resiliencia se desarrolla trabajando en tres áreas que son fundamentales: la aceptación, la adaptación y el aprendizaje. Para seguir hacia delante hay que aceptar la situación sino lo que ofreceremos será resistencia. Además, cuanto antes nos adaptemos (tomando medidas de prevención en este caso) mejor nos va a ir y por último obtener un aprendizaje que nos permita seguir creciendo y desarrollando nuevas formas de ser y de estar en el mundo.

 

Mejor que hablar de “nueva normalidad” sería hablar de oportunidad de crecimiento y desarrollo:

La resiliencia conlleva salir fortalecidos y crecer hacia algo nuevo.

Dedicar tiempo a trabajar en estas áreas de la inteligencia emocional va a ayudar a que este momento presente que nos toca vivir se convierta en una oportunidad de seguir avanzando hacia algo nuevo y no en un tiempo de esperar a que todo vuelva a ser como antes o peor aún, en un tiempo de desesperanza. Mucho por hacer y cada uno desde nuestras áreas de conocimiento podemos y debemos aportar nuestro granito de arena.

Un nuevo curso que puede marcar la diferencia.

Educar en Inteligencia Emocional es ahora más importante que nunca, la principal razón es porque tenemos que aprender a gestionar situaciones cada vez más complejas y sin duda esta lo es.

¿Y si nos damos una oportunidad como sociedad?