EL TALENTO ES INTELIGENCIA EN MOVIMIENTO Y NECESITA UN PROPÓSITO PARA AFLORAR

22 enero 2021

EL TALENTO ES INTELIGENCIA EN MOVIMIENTO Y NECESITA UN PROPÓSITO PARA AFLORAR

22 enero 2021

“Sin el grupo, no podremos lograrlo. Nos necesitamos”
(Karina Salas)

Es fundamental comprender que sólo podemos salir de una situación compleja si nos unimos y vamos a salir mucho más rápido si lo hacemos poniendo a trabajar nuestros talentos en beneficio del grupo.

¿Estamos aprovechando nuestros talentos?

Si hay algo que necesitamos ahora más que nunca es apostar por el desarrollo del talento, el nuestro propio por supuesto, pero también rodearnos de personas que desplieguen sus talentos. Los talentos son muy variados, no todos tenemos los mismos. La cuestión aquí es, el hecho de que solamente se podrán desplegar si trabajamos en ello.

En nuestra sociedad occidental se ha desarrollado más una actitud individualista y competitiva pero en un mundo tan volátil e incierto eso es un grave error.
 

 
Unir talentos, poner a trabajar nuestras diferentes inteligencias para generar opciones y nuevas oportunidades. La inteligencia colectiva va mucho más allá de la suma de inteligencias individuales. Cuando se genera un clima adecuado para que cada uno muestre lo que es capaz de hacer estamos apostando como sociedad por nosotros mismos. Estamos saliendo de un tipo de pensamiento fijo y abriendo la mente a nuevas oportunidades. Para ello, hay que estar dispuestos a cuestionarnos y arriesgar, no sólo pensar en el corto plazo sino ir más allá abriendo camino a los que vienen detrás que necesitan encontrar un propósito por el que desplegar sus talentos.

El talento aflora si se genera un espacio para la escucha, para poder compartir y para poder poner en marcha nuevas formas de hacer las cosas.
 


 

Enseñar y educar a los más jóvenes para que puedan desarrollar sus talentos. Porque aunque podemos nacer con ciertos potenciales la realidad nos muestra que los talentos hay que trabajarlos para desarrollarlos.

“No pensamos para conocer, pensamos para actuar” dice José Antonio Marina que, además nos habla de la Inteligencia Ejecutiva, que es inteligencia en acción y para la acción. Es el acto de invertir bien la inteligencia.

El talento seguirá siendo un bien escaso mientras no se invierta lo suficiente. Y no hablo únicamente del ámbito educativo sino también de aprovechar el talento que hay dentro de las organizaciones. Porque se trata de invertir y también de comprender que esa inversión en el desarrollo del talento será la diferencia entre quedarnos atrapados y estancados o ser capaces de seguir jugando un papel protagonista como país y como sociedad.

El talento aflora cuando se encuentran motivos que animen a seguir mirando hacia delante. Se necesitan personas con talento para liderar nuevos proyectos, personas con talento para trabajar en equipo, personas con capacidad de aprendizaje, con curiosidad para investigar, con capacidad de tomar decisiones y arriesgar, también con talento para enseñar desde la experiencia y al mismo tiempo con humildad para aprender del talento joven. Todos los diversos talentos son necesarios y pueden significar la expansión de una sociedad.
 


 
El cerebro humano ha demostrado tener una capacidad de adaptación asombrosa. Ahora estamos en una circunstancia excepcionalmente compleja y esa capacidad de adaptarnos se vuelve más fundamental. Aquí entra en juego la importancia de valorar y desarrollar el talento humano. Como país seríamos muy torpes sino apreciamos el valor de potenciar el talento tanto de los jóvenes como el talento que ya está desplegado en nuestras empresas.

Si no ponemos a trabajar nuestros talentos nos hacemos un flaco favor a nosotros  y a la sociedad